Nicaragua inicia proceso de salida de la OEA después de que Asamblea General deslegitimó sus elecciones

  • El representante permanente de Nicaragua, Arturo McFields, comunicó la decisión de su país al secretario general de la OEA, Luis Almagro Lemes, en el que se agrega que la decisión también obedece a la “muestras injerencistas” que ha tenido la organización hemisférica en asuntos internos de la nación.

 

Por Elia Cruz Calleja
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El gobierno de Nicaragua, encabezado por Daniel Ortega, anunció este viernes su salida de la Organización de los Estados Americanos (OEA), como muestra de su rechazo al posicionamiento de los Estados miembros al declarar que las pasadas elecciones realizadas el 7 de noviembre en el país centroamericano no fueron libres, justas, ni transparentes.

A través de un oficio firmado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el representante permanente de Nicaragua, Arturo McFields, comunicó la decisión de su país al secretario general de la OEA, Luis Almagro Lemes, en el que se agrega que la decisión también obedece a la “muestras injerencistas” que ha tenido la organización hemisférica en asuntos internos de la nación.

Denis Moncada, ministro de Relaciones Exteriores, señala que, siguiendo las instrucciones del presidente Daniel Ortega, “Nicaragua denuncia la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), conforme a su artículo 143, que da inicio al retiro definitivo y renuncia de Nicaragua a esta organización”.

Además, agrega que “Nicaragua defiende la independencia, soberanía y autodeterminación del pueblo, en respeto a su ordenamiento jurídico interno y los dictámenes mundiales”.

Esta determinación llega luego de que durante la Asamblea General de la OEA se discutiera la crisis social que vive Nicaragua debido al encarcelamiento de opositores al régimen, y la reelección por quinta ocasión del presidente Daniel Ortega, quien ya lleva 14 años en el poder.

Elecciones que la Asamblea General consideró que no se realizaron de manera antidemocrática. “No fueron libres, justas, ni transparente, y no tienen legitimidad democrática”. La propuesta de resolución fue hecha por Canadá y respaldada por 25 países y rechazada por siete, entre ellos México, quien denunció un intento injerencista y de aislamiento por parte de la OEA.

En ese sentido, el Consejo Permanente de la organización dijo que daría un plazo hasta el 30 de noviembre para tener las conclusiones respecto al caso Nicaragua para en ese lapso de tiempo “tomar las acciones apropiadas”.

Sin embargo, Nicaragua no esperó el ese plazo de tiempo, y decidió terminar la relación diplomática con la OEA, señalando que "pueblo y gobierno de Nicaragua renuncian a formar parte de esta organización cautiva de Washington".

Por su parte, la vicepresidenta nicaragüense y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, dijo que este “es un día de orgullo nacional porque se ha defendido la soberanía del país. Nicaragua victoriosa, digna y soberana”.

“La OEA no nos representa nada”, alegó la vicepresidenta, pues aseguró que “la OEA obliga a sus pueblos y países a renunciar a su soberanía”.

La propuesta de retirada de la OEA, respaldada por el Tribunal Supremo de Justicia, el Poder Legislativo y Electoral del país centroamericano, se hará efectiva en dos años, señaló Luis Almagro.

Recordemos que, en 2018, el secretario general de la OEA había advertido con invocar la Carta Democrática Interamericana ante las denuncias hechas, por el grupo de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) durante su estancia en Nicaragua, contra Daniel Ortega por haber cometido crímenes de lesa humanidad.

Ver nota completa


Imprimir